EL SATELITE JAMESON

El Satélite Jameson, 1991

El Satélite Jameson, 1991

El Satélite Jameson es el proyecto musical de Antonio Navarro Ros. Es un proyecto que nació, en tanto que nombre artístico, en 1994, justo cuando mis padres compraron una guitarra española para mi hermana y yo. En principio al instrumento sólo le iba a recaer la utilidad de ser tocado en misa por mi hermana, dado que ella pertenecía al coro de la parroquia (la de San Sebastián en Villarrobledo, Albacete). Y así fue en un principio, a mi hermana le iban enseñando los acordes básicos para tocar las canciones de misa. Pero yo le solicitaba que me enseñara dichos acordes y así es como empecé a aprender; incluso más tarde me uní al mismo coro. Bien es cierto que antes de saber un solo acorde empecé a trastear con la guitarra sacando sonidos y acordes de dos notas en la quinta y sexta cuerda sobretodo. Con dichos trasteos iba formando canciones instrumentales y empezé a grabarlas en casettes que aún conservo. De hecho lo de grabar estas rudimentarias armonías fue al día siguiente de tener en mis manos la guitarra. Pero mi tarea compositiva ya había dado comienzo en verano de 1987; fue la primera vez que compuse una melodía y armonía entera de cabeza. Hasta entonces sólo le cambiaba los finales a las sintonías y canciones que oía por la radio o televisión. Para mí sonaban mejor con este u otro acorde diferente. Hay que comentar que estilo en que se enmarcaba y aún se enmarca mi capacidad compositiva es el pop. Más tarde he recibido influencias del rock, jazz y música electrónica que he intentado añadir a mi labor compositiva. Pero habría que destacar un momento en el cual yo pensé que la música era algo especial en mi vida (no lo más especial, ya que soy cristiano y según mis valores lo más especial es Dios (en el que creo firmemente) y después la familia) y ese momento debería situarlo en 1986 cuando escuché por primera vez “Running in the Family” de Level 42 a través de la radio. Antes de eso había escuchado bastante música en la radio y en la tele: recuerdo el programa Tocata donde estaba la sección ‘A todo break’ donde el revolucionario baile del break dance y música asociada como el rap hizo furor en mí y en mis compañeros de colegio; también recuerdo el programa La Bola de Cristal donde aparecía un Kiko Veneno disfrazado de Frankenstein cantando una canción inolvidable para mí: “Me siento tan feliz”. Pero fue con Level 42 cuando realmente me dije a mí mismo que me gustaba mucho la música y me establecí personalmente mi propia lista de grupos preferidos siendo, claro está, el grupo británico el número 1. Tenía doce años por entonces.

Otros momentos importantes en mi desarrollo musical fueron los siguientes: en 1987 los Cure sacaron el disco ‘Kiss Me, Kiss Me, Kiss Me’ liderado por el single “Why Can’t I Be You” y entonces The Cure pasó a ocupar el primer puesto en mi personal y secreta lista de favoritos; hacia 1988 mis padres cambiaron la ubicación del magnetofón de encima del frigorífico a encima de la encimera de la cocina, de esta manera empecé a manejar el dial (antes no alcanzaba) y descubrí emisoras y programas de radio que me han influido sobremanera: Radio 3, Radio 4 y programas como Discópolis, Disco Grande o El Club de las Cinco de donde grababa las canciones que más me gustaban en una casette vieja que tenía mi padre. A partir de la radio (yo vivía con la radio pegada al oído, de hecho hubo una época en que cenaba con un transistor al lado) el número de grupos y canciones que descubría creció exponencialmente (sería muy extensa esa lista pero podría citar a La Dama Se Esconde, Surfin’ Bichos, Madness, The Smiths, The Stone Roses, My Bloody Valentine,  etc.). La época del instituto y la universidad fue reveladora y fructífera. Yo por entonces seguía componiendo de cabeza pero esas canciones, al no disponer de ningún instrumento ni saber tocar ninguno, las he olvidado todas, excepto la primera que compuse en 1987 que luego la grabé en cinta. Esa primera canción tenía mucha influencia de The Cure.

Más momentos: mi primer disco comprado en la feria de Villarrobledo en 1987: la casette de ‘Running in the Family’ de Level 42 a la que seguiría la casette de ‘Heyday’ de The Church; cuando en 1988 los Level 42 sacaron su single “Heaven in my Hands” y yo tarareaba esa canción todas las mañanas en mi camino al instituto de Villarrobledo; cuando también en la época del instituto yo llamaba por teléfono a la emisora local Radio Surco para que me pusieran a la hora del desayuno, las canciones del nuevo disco de los Cure, ‘Disintegration’, algo que hacía en voz baja para que mis padres no se enteraran; ya en la universidad, en la residencia de Teresa de Avila de San Vicente del Raspeig, algunos compañeros me pasaron casettes por ejemplo la del ‘Disintegration’ de The Cure que al fín pude escuchar completo, la del ‘Bona Drag’ de Morrissey o la del ‘Surfer Rosa’ de Pixies; en esa misma residencia tuve la oportunidad de ver bastantes videos interesantes en la sala de televisión que había en la misma debido al programa de la MTV 120 Minutes en el que recuerdo claramente un especial que hicieron de la escena independiente checa con grupos como The Naked Souls o The Ecstasy of St. Theresa y una de las primeras actuaciones en directo del grupo Spiritualized; también recuerdo el vídeo de “Smell Like Teen Spirit” a todas horas: Nirvana me pilló con 18 años; también debería destacar el momento en que sonó por primera vez la primera maqueta de Los Planetas en el programa de Julio Ruíz Disco Grande, con su canción “Mi Hermana Pequeña” en 1992; también en el 92 y en la universidad fue cuando realicé mi primer pedido por correo para obtener un disco, mi primer vinilo en este caso, y fuel el EP ‘Miel Nube Hiel’ de Silvania en Experience Records, fue genial la emoción de ir a recogerlo a la oficina de correos de San Vicente del Raspeig; pero el momento que no olvidaré es cuando retransmitieron por la tele la actuación de The Cure por motivo de haber ganado el British Award del año 1991, tocaban “Never Enough” en directo, yo estaba en casa viéndolo con fruición y mi madre me dijo con seriedad y preocupación: “¿Tú no serás de esos verdad?” y la verdad es que en mi interior no podía estar más atraído por la música popular moderna así que ahí fue cuando me dí cuenta de que no iba a tener el apoyo familiar y de que esto de la música, al menos al tratarse de música moderna, no iba a ser fácil llevarlo a cabo. Porque yo ya había decidido que de algún modo la música era mi vocación.

Yo tenía oído pero en la escuela, en las pruebas que nos hicieron para determinar nuestro cociente intelectual no figuraba ninguna relacionada con el oído musical. Sin embargo la prueba sí detectó que tenía bastante visión espacial y que podía intentar una carrera tipo ingeniería. Si hubieran hecho un test más amplio tal vez hubieran detectado mi oído y me hubieran recomendado estudiar en un conservatorio y ahora sabría solfeo, cosa que en el propio programa de estudios de la escuela no existía ninguna materia musical donde aprenderlo. Por tanto todo lo relacionado con la música he tenido que realizarlo de forma autodidacta e independiente. Lo del solfeo lo intenté allá por el año 2002 apuntándome a una academia pero encontré dificultad ya que yo ya sabía tocar de oído y me costaba sobretodo seguir la duración de las notas y los compases. Luego he leído algún libro que me ha aclarado algunos aspectos y ya una partitura no es el galimatías que era antes para mí pero sigo sin leer con soltura.

Así pues llegó la hora de estudiar una carrera y, dado que el dibujo se me daba bien, decidí, tras reunirme con mis padres y por acuerdo con ellos, ir a estudiar Arquitectura Técnica. Realmente yo, en relación a mi afición por dibujar, hubiera elegido Bellas Artes pero mis padres pensaron que era una carrera sin salida. Así pues me embarqué en la Arquitectura Técnica y después llegué a estudiar también Arquitectura Superior aunque ésta última no he llegado a terminarla todavía, me quedan unas pocas asignaturas, las últimas de Proyectos, y el proyecto final de carrera. La verdad  es que yo iba a clase y mientras atendía a la pizarra iba inventando mis cancioncillas al mismo tiempo. Pero como he dicho antes no empecé a grabar mis melodías hasta el 1994; desde entonces he grabado y registrado prácticamente toda música que pasara por mi cabeza y sigo haciéndolo.

Veamos más momentos clave en mi formación musical: por ejemplo cuando en 1995 me atreví a enviar una maqueta con canciones propias al programa Disco Grande, canciones que no llegaron a sonar evidentemente porque la calidad de grabación era ultradeficiente: mi guitarra y yo ante el radiocasette; cuando en 1997 un compañero de carrera, Dani, me invitó a acudir a un programa de radio musical. Se trataba de La Croqueta Mágica de la emisora independiente Radio Funny de Valencia. La sensación fue genial, allí mismo descubrí a los Magnetic Fields y años después (en 2002) esta visita me serviría de acicate para decidir apuntarme al proyecto de Nova Onda en Albacete donde tuve mi propio programa de radio, que a la postre se vería agraciado con la elección del mismo como uno de los mejores programas de radio musical a nivel nacional del año 2003 según los lectores de la prestigiosa revista Rockdelux. Otro momento vendría alrededor de 1998 que fue cuando decidí por primera vez poner música a una letra dada, en este caso un poema u oración que una amiga de mi parroquia de San Prudencio en Valencia que firmaba sus composiciones escritas como Cluny. A este poema-oración siguieron muchos poemas que seleccioné de una revista que le mandaban a mi padre (La Brocha) que tenía una sección de poesía y también musiqué bastantes poemas de Juan Ramón Jiménez provenientes de un especial cultural del ABC. Otros momentos: cuando en mi parroquia de Villarrobledo me descubrieron al cantautor Silvio Rodríguez y me pasaron cintas con sus discos. Esto sería hacia 1999 y empecé nota por nota a sacar sus canciones, de oído, utilizando el botón de pausa de mi radiocasette. Recuerdo también la primera vez que me compré un cd (cuando aún no tenía reproductor de cds), sería hacia 1996, en la tienda Harmony de Valencia: el single ‘Jonathan Jeremiah’ de Le Mans, grupo del que también conseguí sacar todas sus canciones de oído y del que he aprendido muchos acordes, al igual que con Silvio Rodríguez. Todos esos acordes y estructuras yo las iba asimilando y aplicando a mis propias composiciones con variaciones para intentar ser siempre original. Porque si algo he tenido claro es que se trata de ser lo más original posible en la combinación de acordes y estructuras sin perder de vista la belleza. Eso es lo que busco en una canción ajena y lo que intento conseguir con las propias.

SateliteJameson2

Llegó un momento en que conocí, a través de fanzines o a través de alguna entrevista en el Diario Pop, el sello Spicnic y que alguno de sus miembros eran de mi mismo pueblo, Villarrobledo, así que decidí enviarles una maqueta con algunas de mis canciones. Sería 1999 ó 2000 y me contestaron amablemente diciendo que mi música les parecía curiosa y que podía intentar contactar con Juli Lee, la componente del sello que vivía en Villarrobledo, ya que el resto hacía tiempo que residían en Madrid. Hice caso de la recomendación y me dirigí al lugar de trabajo de Juli, un centro de Alcazul donde disponían de un estudio de grabación para los jóvenes que se apuntaran a unas asignaturas de música moderna que se impartían allí. Juli me atendió muy amablemente y me dijo que en ese momento el sello no podía editarme nada ya que estaban preparando el disco de Los Caramelos. Le pregunté si al menos podía usar el estudio de Alcazul para mejorar la calidad de mis grabaciones pero para ello debía estar apuntado a alguna de las asignaturas. Daba la casualidad de que yo en ese momento me encontraba trabajando en Albacete y no podía apuntarme, así que Juli me ofreció la posibilidad de grabar con un chico del pueblo que pertenecía a la banda municipal y que tenía un pequeño estudio casero. Llamé a este chico y grabé con él una maqueta en mejores condiciones que las que solía grabar yo. Dicha maqueta  contenía cuatro canciones: “¿Es Amor, Es Amor?”, “Hojas Secas”, “Si te has Ido” y “El Turista” y, aunque el resultado no me convenció del todo, decidí enviarla a varios fanzines y a un festival de Hellín (Albacete). Me contestaron del festival de música moderna de Hellín y me dijeron que les había gustado la canción “Hojas Secas” y que se ofrecían a grabarme otra maqueta con mejor sonido, que ellos tenían allí un estudio propio donde poder hacerlo. Así pues me dirigí a Hellín y allí conocí a Miguel Angel Flores y Juan Carlos García que me llevaron a su estudio, creado en un antiguo garaje enfrente de la estación de autobuses, lo cual me venía muy bien ya que yo me desplazaba en autobús. En dicho estudio llamado por ellos mismos Hermanita Musicaria regrabé “Hojas Secas”, “Si te has ido” y “¿Es Amor, Es Amor?”, y grabé tres canciones nuevas: “Viaje Sideral”,  “Arcoíris” y “La Noria”. Miguel Angel y Juan Carlos aparte de llevar el festival pertenecían a un grupo llamado Popiflor que había llegado a sonar en Disco Grande, así que tenían cierta experiencia como músicos independientes y aportaron una serie de arreglos y producción a las canciones que consiguieron mejorar el sonido de la primera maqueta. Por razón de que yo sólo podía desplazarme los fines de semana a Hellín y ellos algunos tampoco podían, la grabación se dilató en el tiempo durando unos seis meses en el transcurso de 2001. Esta segunda maqueta la envié a algunos fanzines y al programa Flor de Pasión donde no sé si llegó a sonar. No llegué a moverla mucho porque mi timbre vocal no llegaba a gustarme del todo, así que no la mandé a ningún sello.

satelitejameson3

En esta fase de la historia es cuando interviene otro fenómeno que me ha influido mucho: internet. Sería alrededor de 2000 ó 2001 cuando establecí conexión por primera vez y enseguida me puse a buscar información musical y recuerdo el gran momento de mi primera descarga de mp3: los discos de My Bloody Valentine pre-‘Loveless’, fue genial poder escucharlos al fín (sus discos estaban bastante descatalogados y era dificilísimo encontrarlos en tiendas). Así empecé a descubrir páginas web de discográficas como Slumberland y otras (como la del programa Audiogalaxy) y descubrir nuevos grupos, cosa que sigo haciendo hoy en día por ejemplo a través de esta web. También en internet apareció en 2003 un concurso de la revista Mondosonoro para enviar una versión de un tema de serie infantil y me fui a Hellín con la idea de grabar una versión del tema de Pipi Calzaslargas que, a la postre, salió elegido vencedor, llegando a sonar en el programa Toon Toon de Canal 33 de la televisión catalana. Un poco más adelante, en 2005 ocurrió mi paso de grabar en casette a grabar en digital a través del programa Audacity y también ocurrió en esas fechas que me registré en el portal para músicos MySpace.com donde subí cuatro de las canciones de la segunda maqueta. El destino quiso que los chicos de los Autofans (antes El Diablo Adolescente) tuvieran un programa de radio llamado Aplasta Tus Gafas de Pasta donde daban a conocer a nuevos grupos sobretodo nacionales aprovechando la nueva plataforma de MySpace. El caso es que les gustó bastante mi canción “¿Es Amor, Es Amor?” y la pincharon varias veces. Estos chicos eran Marco, Koldo, Dani y Hoffa y dieron forma no sólo al programa de radio sino a una especie de colectivo dedicado a dar a conocer a nuevos grupos. Como parte de esta acción decidieron crear un sello de cd-r en 2007 y como primera referencia me pidieron editar mi maqueta, a lo que yo les dije que sí.